Navegadores incompatibles: Internet Explorer 7 e inferiores

ESPECIE Y HUMEDALES

La Malvasía Cabciblanca

Biología de la especie.

La Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala), nativa del Paleártico, corresponde a la Clase Aves, Orden Anseriformes, Familia Anatidae, subfamilia Anatinae y Tribu Oxyurini (patos de cola erecta).

Se trata de un pato buceador de tamaño y peso medio (43-48 cm de longitud, 62-70 cm de envergadura y 471-865 g de peso), con mayores dimensiones en machos que en hembras. Muestra una voluminosa cabeza con un pico sobresaliente, así como una cola larga (de unos 8-10 cm) que usualmente mantiene en posición vertical.

El plumaje es generalmente de pardo-ocráceo a pardo-rojizo con diferentes tonalidades en distintas regiones del cuerpo. Existe dimorfismo sexual en cuanto a plumaje y coloración. Los machos adultos presentan gran cantidad de blanco puro en la cabeza, principalmente distribuido en las mejillas. Además, durante el período reproductor, su pico se torna de gris oscuro a azulado-celeste. La proporción de las partes blancas frente a las negras varía con la edad, siendo más comunes los diseños cefálicos con más negro en los machos jóvenes y más blanco en los machos adultos.

Las hembras exhiben una coloración más críptica, con tonos pardos y cabeza con mejilla de color cremoso atravesada longitudinalmente por una franja parda bajo el ojo. Los pollos y jóvenes presentan un plumaje similar al de las hembras, pero el de los machos varía conforme se hacen adultos.

Ecología de la especie

La Malvasía cabeciblanca, durante el periodo reproductor selecciona humedales naturales o artificiales con abundante vegetación perilagunar y subacuática, con profundidades comprendidas entre 70 y 400 cm. Prefiere lagunas donde el agua se renueve, sea algo salobre, esté libre de carpas (Cyprinus Carpio) y percas americanas (Micropterus salmoides) y con abundante presencia de quironómidos, y otros pequeños invertebrados. El resto del año selecciona lagunas o embalses de tamaño medio o grande y de similares características a los descritos para el periodo reproductor, aunque no es tan importante la presencia de vegetación perilagunar densa.

Fuera de la época de reproducción es muy gregaria, mezclándose a su vez con otras especies como fochas, porrones, etc. En la población española, en este momento se registran movimientos no direccionales de muda y dispersiones invernales influenciadas por las condiciones de precipitación según los años que determinan el nivel hídrico de determinadas lagunas. En este periodo, selecciona el área central de aguas abiertas de las charcas, mientras que durante la reproducción se invierte.

Durante el periodo reproductor la situación cambia: los grupos familiares se rompen y los machos, una vez concluida su muda prenupcial, comienzan a desplazarse hacia los lugares de reproducción. Normalmente para el mes de mayo ya tienen el pico de intenso color azul celeste y comienzan a seleccionar los mejores lugares. La época reproductora se extiende desde finales de marzo hasta septiembre, la puesta se produce entre abril y agosto, sitúan sus nidos entre la vegetación de las orillas de determinadas lagunas de aguas ligeramente salobres, preferentemente en la zona donde la vegetación, cañas o carrizos, se adentra en el agua. De esta forma, el acceso a los nidos se realiza desde el agua, y así se protegen de posibles depredadores. La incubación dura 25 días y la hembra puede poner hasta 8 huevos de gran tamaño. Los pollos nacen todos juntos y enseguida abandonan el nido tras la madre, que los conduce fuera de la vegetación, donde los estimula para que inicien pequeñas inmersiones. Los diversos grupos de pollos van creciendo bajo la atenta mirada de las diferentes hembras, hasta que en un determinado momento se produce el abandono por parte de la madre y la agrupación de los pollos en bandos más numerosos. Esto suele ocurrir unos 35 días después de su nacimiento.

Con la llegada del otoño, va desapareciendo el intenso color azul celeste del pico de los machos, la agresividad decrece y se produce el reagrupamiento de las Malvasías en determinados lugares muy característicos, donde tiene lugar la muda postnupcial.

Distribución de la especie y evolución de la población

La distribución actual de Oxyura leucocephala se ha ido fragmentando y reduciendo a lo largo del siglo pasado, con dos núcleos principales: en Europa la única población es la de España, que queda integrada en el núcleo del Mediterráneo Occidental, en la que incluye también la población de Argelia y Túnez. Otro núcleo con una población mayor, y principalmente migratoria, es la del Mediterráneo Oriental y Asia, que en su mayoría crían en Kazajistán y la Federación Rusa, e invernan en Turquía.

El primero de los núcleos puede ser subdividido en al menos dos subpoblaciones, una centrada en algunos países del Mediterráneo Oeste y otra que ocupa los países del Mediterráneo Este y las costas del Mar Negro y Caspio. Los censos de la población española sugieren que ésta es sedentaria y prácticamente aislada, aunque su expansión reciente parece ser explicada por la llegada de aves ibéricas a Marruecos y Francia en los últimos años.

En España, la localización de las primeras concentraciones varía anualmente en función de los patrones pluviométricos y de inundación de determinados humedales, que suelen ser muy imprevisibles. Los escasos datos históricos impiden realizar una estimación certera de la población mundial pasada. Sin embargo, los datos disponibles sugieren un acusado declive en toda su área de distribución durante el pasado siglo, con una población invernante de más de 100.000 aves a principios de siglo. Los efectivos mundiales de la especie se han reducido, casi con toda seguridad, en más del 80 % durante el siglo XX. En cuanto a los efectivos de la población española, ésta se estimaba en 400 ejemplares en 1950 y nunca parece haber sido numerosa. Esta cifra se mantuvo más o menos estable hasta la drástica disminución de efectivos que se produjo desde mediados de siglo hasta 1978, debido a la vulnerabilidad de la especie frente a los cazadores y a la reducción de hábitat favorable para la reproducción de la especie. La subpoblación española, llegó a su momento más crítico en 1977, con únicamente 22 ejemplares aislados en la Laguna de Zoñar, situada al sur de Córdoba.

A partir de ese momento, la prohibición de la caza en la Laguna de Zoñar promovió un aumento lento y progresivo de la población de Oxyura leucocephala. Se extendió la prohibición de la caza a otras zonas y en cinco años se pasó de 49 ejemplares a 115 en 1984. Posteriormente, se invirtió la situación, expandiéndose desde sus últimos enclaves cordobeses. En primer lugar, hasta 1990 la especie colonizó todas las provincias andaluzas menos Granada, después se extendió hacia las regiones vecinas de Castilla-La Mancha y Valencia y en el año 2000 se produce la primera cita en la Región de Murcia. En el año 2000 los censos alcanzan un máximo histórico para España de 4.500 ejemplares, si bien entre 2001 y 2005 se cifra la población española de unos 2.000-2.500 ejemplares, mientras que a partir de 2006 la población española desciende a 1.500-2.000 ejemplares.